jueves, 3 de junio de 2010

Experiencias

Os voy a pedir un poco de vuestro tiempo para que realiceís la siguiente experiencia, sólo será 1 minuto de vuestras vidas que os mejorará los minutos restantes. Coge un papel y un lápiz o bolígrafo o cualquier cosa con la que puedas dibujar, la salsa de tomate que ha sobrado de la comida también vale.

El Extraterrestre

Dibuja un extraterrestre, dedicale entre 30 y 60 segundos, con todos los detalles que crees que tiene un extraterrestre, una vez termines de dibujarlo y sólo después de terminarlo continúa leyendo, sino no te atrevas a seguir. ¡Que no sigas leyendo hasta terminar el dibujo! rebelde… :p
Muy bien, además de tener tu mente distraída durante un ratito y sentirte un poco más relajado y realizado al dibujar (tendríamos que dedicarle una hora a la semana a una arte y seriamos más felices), fíjate en tu dibujo ¿Le has dibujado al extraterrestre piernas? ¿brazos? ¿antenas? ¿una cabeza?
Seguramente que si, casi todo el mundo dibuja lo mismo, pero ¿Has visto alguna vez un extraterrestre?

NO, pero curiosamente la mayoría tenemos la misma imagen de un extraterrestre, siempre hemos visto lo mismo en la tv ¿Por qué tendría que ser diferente?
Aprendemos copiando, nosotros no somos un ser que pensamos y somos como queremos, somos la suma de todo lo que hemos copiado a lo largo de nuestra vida, si vivieras en un país o incluso barrio o familia diferente serías completamente diferente a como eres ahora, porque copiarías un entorno muy diferente.
Si, lo siento, no eres como tu quieres sino como el entorno te ha creado, pero la buena noticia es que si eres consciente puedes empezar a cambiar lo que creías que no se podía cambiar porque siempre había sido así.
Pilar Jericó lo identifica como miedo, y gran parte de razón tiene cuando compruebo que al hacer dudar a las personas sobre sus acciones o actitudes y pensamientos, se cierran en ellas mismas ignorando todo argumento y razonamiento, incluso atacándote para evitar cambiar, este comportamiento sólo puede producirlo el miedo, miedo a darse cuenta que ha estado comportándose de manera equivocada durante mucho tiempo, pero como seres humanos tenemos la suerte de poder darnos cuenta y rectificar, decidir.

El experimento de los monos


Unos investigadores colocaron 5 monos en una habitación cerrada y en ella una escalera con unos plátanos colgados de lo alto, el primer mono que los vio subió la escalera para cogerlos, en ese momento los investigadores activan una ducha fría que los deja helados impidiendo que los cogieran, otro mono intenta subir y vuelven a activar la ducha fría, así sucesivamente hasta que cuando un mono intenta subir el resto le pega para no recibir la ducha fría, al final ningún mono se atreve a subir.


Los investigadores cambian a uno de los monos por uno de nuevo y cierran la ducha, ya no los volverán a duchar, el nuevo mono que ve los plátanos lógicamente sube las escaleras a buscarlos pero los demás lo pegan para que no suba. Cambian un segundo mono que al ver los plátanos también corre a cogerlos pero el resto lo impide pegándole, incluido el nuevo que le pega con entusiasmo, no sabe porque pero también le pega.


Así sucesivamente hasta que cambian a los 5 monos iniciales, y en ese momento si llegara un sexto mono, ninguno de ellos vivió la ducha de agua fría, pero si el sexto mono intentará subir a coger los plátanos ¿que haría el resto?


Le pegarían, y si pudieran hablar y se les preguntara porque hacéis esto ¿que dirían?
-Pues no lo se pero aquí siempre se ha hecho así.

Por Joan Planas

http://www.youtube.com/watch?v=wT59EI62Tyc&feature=player_embedded

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario