miércoles, 29 de mayo de 2013

5 consejos para pescar Sargos


5 CONSEJOS PARA  PESCAr  

                 SARGOs

La pesca del sargo es para muchos pescadores un auténtico objeto de deseo. Huidizos y muy astutos. Así son estos pequeños espáridos que nos vuelven locos. Y para que no se nos escape ni uno, aquí os dejo 5 recomendaciones para su pesca. A mí, ¡me funcionan!

Busca al sargo en su hábitat

Si practicas pesca del sargo en roquedos busca siempre el espumero. Como todos sabéis, al sargo le gustan las aguas batidas y oxigenadas . Con la mar embravecida, aprovechará esos “regalos” que la fuerza de las olas arranca de las rocas más expuestas.
pesca del sargo
Las playas son zonas donde el sargo también come pero siempre que se den determinadas condiciones de mar. Busca entrantes de piedras y formaciones arenosas donde las corrientes puedan depositar y acumular comida.

Prueba con diferentes cebos

El sargo come de todo. Si bien tiene preferencia por determinados cebos, cualquier crustáceo bien anzuelado o cualquier tira de sardina bien fileteada, pata de cangrejo, por poner un ejemplo, nos podrán recompensar con una fantástica captura. La mejor opción será la de llevar el mayor número de cebos diferentes.
Un cebo muy cómodo y siempre disponible es la famosa “gamba". Una recomendación: podemos pescar sin problemas con la gamba en crudo, pero unos minutos de cocción le darán una dureza que luego, a la hora de anzuelar agradeceréis. ¿Otros cebos? Queso amarillo,pechuga de pollo...

Utiliza el equipo adecuado para la pesca del sargo

En la actualidad tenemos una amplia gama de monofilamentos, en especial del tipo de los fluorocarbonos, que permiten utilizar sedales de pequeño diámetro y con una alta resistencia. Con aguas claras el sargo desconfiará al máximo de nuestros bajos de línea. Si utilizamos un buen fluorocarbono (se acercan a la invisibilidad bajo el agua) la confianza del pez será mucho mayor y la picada más probable.
Sedal hilo monofilamento Titanium sargo Asari

Cuidado con ruidos y flashes luminosos

He tenido la oportunidad de ver como se comportan estos peces en la rompiente y en otras zonas rocosas y, en resumen, se puede decir que el sargo es muy desconfiado. Cualquier ruido o movimiento los pondrá en alerta y preparados para darse a la fuga. La tranquilidad de los sargos aumenta en condiciones adversas de mar y en aguas con baja visibilidad (lógico). Si la pesca del sargo transcurre durante la noche y os ayudáis de un frontal de luz para pescar, es importante no dirigir el haz de luz hacia el agua.

¡A engodar!

Engodar: ¿Es necesario? Sí. El sargo es un pez inquieto. Difícilmente podremos mantener en la puesta a un buen número de sargos si no engodamos. Existen en el mercado diferentes preparados que podemos utilizar.
Con todo esto, la preparación de un engodo casero resulta sencilla y siempre os dará una mayor satisfacción pescar con vuestros propios “inventos”. 
Podéis utilizar restos de pescados de grasa (sardinas, caballas, etc.) o aceites de pescados y combinar estos con miga de pan, mejillón triturado, erizos, etc. Las combinaciones son infinitas y vosotros mismos podréis llegar a conseguir un preparado perfecto. Es importante tener en cuenta el alimento que encontrará el sargo en la zona que vamos a pescar a la hora de elegir los “ingredientes”.
Y por supuesto, pensad que nuestro engodo tiene que atraer, ¡no alimentar! Es decir, no hay que pasarse con la cantidad de preparado que debemos lanzar al mar. ¡Buena pesca!

Articulo extraido de la web pezcalo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada